Se cumplió orden de verificación comercial con apego a reglamento, en local de zumba

Inspectores recibieron amenazas verbales por parte del dueño del inmueble 

COMUNICADO 2383

Xalapa, Ver.- La diligencia de verificación comercial realizada este viernes en el establecimiento Sharis, en la colonia Sumidero, se desarrolló con apego a derecho, en cumplimiento a la normatividad municipal y en atención a quejas ciudadanas por la operación del negocio donde se imparten clases de zumba, informó el subdirector de Comercio, Guilebaldo Flores Lomán. 

En ningún momento se incurrió en prepotencia o abuso de autoridad. Incluso los inspectores del Departamento de Inspección y Atención Comercial (DIAC) fueron amenazados verbalmente por el abogado y presunto propietario del establecimiento.

Detalló que al negocio se acudió para cumplir con una Orden de Verificación emitida a raíz de que se recibió una queja ciudadana ante la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), en la que se manifiesta el malestar vecinal que este negocio provoca en su entorno. 

Añadió que al llegar al lugar, los inspectores solicitaron la presencia del propietario del negocio y una mujer, quien no se identificó, dijo que llegaría alguien a atender la diligencia. 

Minutos más tarde, quien se presentó como propietario del inmueble y abogado de la persona que renta el lugar, amenazó verbalmente a los inspectores con golpearlos y “hacer lo necesario para sacar al personal”.

Guilebaldo Flores dijo que los empleados municipales intentaron explicar el motivo de la diligencia, sin embargo, el sujeto arrebató la orden de verificación de manos de un inspector mientras realizaba acciones con sus manos como si pretendiera sacar un arma de entre su ropa. 

Los inspectores, agregó, continuaron con su labor mientras se retiraban del lugar, no sin antes fijar la documentación reglamentaria en el acceso principal del negocio. 

Finalmente, el Subdirector de Comercio dio a conocer que tanto los inspectores que participaron en la diligencia, como el titular del DIAC se reservan su derecho “de hacer valer nuevas manifestaciones en alcance a dicha Orden de Verificación, así como cualquier acto que conlleve a la defensa de su persona moral o que consideren violente su dignidad humana”.

00